La Ciencia Espiritual Pura
Página 1 de 103

La Ciencia Espiritual Pura






El verdadero saber perfecto y absoluto viene de Krsna, Dios.

La ciencia espiritual pura enseña el arte de amar a Dios y de servirlo con amor y devoción, la única senda que lleva a Krishna y permite conocerlo tal y como es.

Ese saber es rey entre todas las ciencias. Es el secreto de todos los secretos, el conocimiento más puro y, como nos lleva directamente a conocer nuestra auténtica identidad, representa la perfección de la vida espiritual. Es imperecedero y de aplicación feliz.

Una enseñanza que procede de la ciencia espiritual de la que Krishna, Dios, La Persona Suprema es la fuente y el Maestro Espiritual Supremo. Esta enseñanza es la misma esencia de la sabiduría espiritual y constituye la verdad eterna y absoluta. Lo que Dios me ha enseñado yo lo revelo a mi vez.

Extractos de la Bhagavad-Gita (el canto del Señor o palabras de Krishna) del Srimad Bhagavatam, del Caitanya-Caritamrita, el Ramayana, los Upanisads, el vedanta-sutra, los Vedas, las escrituras sagradas más antiguas traducidas del sánscrito por su Divina Gracia A.C. Bhaktivedanta Swami Srila Prabhupada, acompañadas de sus comentarios. Estas no solo incluyen el mensaje de todos los escritos revelados, sino también información que no se encuentra en ninguna otra parte y que revela la verdad sobre Dios.

Krishna es el nombre original de Dios, la Persona Suprema, en su forma espiritual primera.

Krishna, Dios, La Persona Suprema es el Bien absoluto y la personificación del amor. Sus cualidades marcan también toda su creación. Dios, el Señor Supremo, tiene innumerables nombres entre los cuales están: Yahvé, Jehová, Cristo, Krishna. Pero de todos ellos, Krishna, que quiere decir “el más fascinante”, es el primero y más poderoso. El nombre divino Krishna y el de Dios son idénticos.

El verdadero fin de la vida

¿El verdadero fin de la vida es conocer a Dios y volver a su reino?

Sí. Volver a su morada original, a Dios. Ese es el objetivo real de la existencia. El agua que viene del mar forma las nubes, las nubes se transforman en lluvia y el fin del agua es bajar por el río para volver al mar. De la misma forma, nosotros venimos de Dios y ahora estamos avergonzados por la existencia material. Nuestro objetivo tiene que ser también salir de esa situación desagradable y volver “a casa”, volver a Dios. Ese es el fin real de la vida.

El hombre ignora siempre, y sobre todo el malvado, que sus actos producen efectos con consecuencias que a veces son trágicas.

La naturaleza material que actúa bajo la dirección de Dios, las registra y por las leyes de causa y efecto y del karma, aplica las sanciones apropiadas. Es imposible escapar de ellas.

Aquel que hace el mal, de la manera que sea, sufrirá antes o después. Todos los sufrimientos que se padecen hoy día son el resultado de las acciones culpables cometidas en la anterior vida.

Esta verdad se tiene que dar a conocer y extender para que ya nadie vuelva a hacer el mal.

El universo material es el reflejo imperfecto del mundo espiritual. El que conoce esta verdad quiere volver al reino de Dios a cualquier precio.

Facebook

Visitantes

1580643

Visitantes en línea

1580643





Visitantes por país


/javascript">sc_flag(1488361,"FFFFFF","000000","cccccc",2,10,0,1)