Profecías
Página 7 de 43

En la era de Kali, el valor y la posición social de un hombre serán juzgados por su riqueza.

En el pasado, sin embargo, se consideraba a un hombre según su elevación espiritual. Un hombre santo, un sabio, era honrado por su conocimiento de lo espiritual, y porque era consciente de la realidad espiritual más elevada.

Pero hoy, en la época en que vivimos, ya no hay auténticos sabios, guías y maestros espirituales, porque los hombres usurpan el título alegando el derecho hereditario [el sistema de castas]. En el pasado, los derechos hereditarios también eran importantes, pero el verdadero valor de un hombre se juzgaba por su conducta.

Quien nacía en una familia de guías espirituales o administradores guerreros debía comportarse como tal. Y era el deber del rey asegurarse de que nadie usurpara su posición. En otras palabras, la respetabilidad de una persona se juzgaba por su cultura, educación y comportamiento.

Pero hoy en día el dinero puede comprar cualquier cosa. Cualquier individuo, incluso uno de mala reputación, gozará del respeto de los demás si tiene dinero, independientemente de cómo lo haya ganado. En cuanto a la cultura o la educación, estos criterios ya no son relevantes en la era de kali, la era negra, la era actual.

Otros síntomas de esta época son que los principios religiosos y la justicia tendrán que someterse al poder temporal.

Basta con que un hombre tenga cierta influencia para que se le concedan todos los privilegios. Uno puede ser el último de los impíos y ser proclamado santo comprando a los sacerdotes. Por lo tanto, es el dinero lo que hace valioso a un hombre, no sus verdaderas cualidades.

El matrimonio sólo se basará en el afecto temporal, y para tener éxito en los negocios, habrá que engañar a los demás.

Hoy en día, las relaciones matrimoniales se basan en la atracción mutua, y si un chico y una chica se gustan, deciden casarse enseguida. Nadie se preocupa por el futuro de los jóvenes. Una unión de este tipo suele conducir a la insatisfacción e incluso al divorcio seis meses después. Todo esto se debe a que el matrimonio se basa sólo en una atracción superficial, no en una comprensión profunda.

En la antigua India, los padres consultaban las estrellas antes de unir a sus hijos. Haciendo cálculos astrológicos sobre el pasado, el presente y el futuro de sus hijos, podían asegurarse de que los futuros cónyuges estuvieran en perfecta armonía, vivieran en paz y se ayudaran mutuamente a perfeccionar su vida espiritual, lo que en última instancia valía para volver a Dios en su hogar original. Así se concibe el matrimonio.

Facebook

VISITANTES

4372549

Visitantes en línea

4372549





Visitantes por país