Profecías
Página 4 de 43

La edad de Kali, la edad de hierro, la actual edad negra no perdona a los gobernantes más que a los seres humanos ordinarios, ellos también son desafortunados y no tienen fe en la verdad espiritual. No hace falta añadir que se ven constantemente acosados por diversas enfermedades, que no existían en las épocas anteriores. Las condiciones no eran tan desfavorables entonces. Por otro lado, los seres humanos de la época actual aumentan su desgracia al negarse a conocer a los maestros espirituales que representan al Señor Vyasadeva y que, siguiendo sus pasos, no tienen motivos personales y sólo se preocupan por ayudarles, estén donde estén y sean cuales sean las etapas o niveles de elevación espiritual que hayan alcanzado.

Son los verdaderos filántropos. Representan al Señor Vyasadeva, y difunden su misión. Su único deseo es liberar a las almas caídas, para devolverlas al Señor, a su morada original en el reino de Dios.

Profecías para la edad de Kali, la edad actual, también llamada la edad de hierro, la edad negra o la edad oscura, la edad de la discordia, la hipocresía, la lucha, la indiferencia, la decadencia y el pecado.

Advertencia del Señor.

¿Por qué cuando Dios da señales a los hombres, como el covid-19, simplemente no quieren escucharlo, seguirlo y poner en práctica su palabra y sus enseñanzas?

El Señor Supremo dice: Si no te creen y no prestan atención a la primera señal, creerán en esta última. Si no creen ni siquiera en estas dos señales y no escuchan tu voz, tomarás agua del Nilo... que se convertirá en sangre sobre la tierra seca.
(Éxodo 4:8)

Oyen tus palabras, pero no las hacen.
(Ezequiel 33.32)

Como la lluvia y la nieve descienden del cielo y no vuelven sin regar y abonar la tierra y hacer germinar las plantas, sin dar semilla al sembrador y pan al que come, así sucede con mi palabra, que sale de mi boca. No regresa a Mí vacía, a menos que lleve a cabo Mi voluntad y cumpla Mis propósitos.
(Isaías 55:10-11)

Castigaré al mundo por su maldad, y a los malvados por sus iniquidades. Acabaré con el orgullo de los soberbios, y derribaré la arrogancia de los tiranos.
(Isaías: 13.11)

Hablo por mis siervos, y cumplo sus promesas y sus amenazas, pues el futuro está en mis manos.
(Isaías 44:26)

Que toda la tierra tema al Señor. Que todos los habitantes del mundo tiemblen ante Él, porque Él dice, y sucede; Él manda, y se hace.
(Salmos 33:8-9)

Facebook

VISITANTES

4372485

Visitantes en línea

4372485





Visitantes por país