Mensajes Divinos
Página 4 de 7

Aquel que pueda prepararse un menú suntuoso se considerará totalmente feliz. La gente, hambrienta, que no tenga nada que comer verá cumplirse todos sus deseos si puede celebrar un solo día al año.

Satyatva dhârstyam eva hi dice a continuación el Bhagavatam; cualquier persona con mucha labia pasará por mensajera de la Verdad. Además, dâksyam kutumba-bharanam: será “alguien” aquel que sepa cubrir todas las necesidades de su familia. Es decir, pues, esta se tratará de una prueba muy difícil. Pero, de hecho, nosotros ya hemos llegado a ese punto: tener a nuestro cargo a una mujer y dos hijos constituye ahora una carga tan grande que ya ni siquiera queremos casarnos.

Poco importa que se trate de un brahmán (un hombre puro e inteligente), un kshatriya (un dirigente o un hombre de guerra), un vaishya (un comerciante o un campesino), un shudra (un trabajador) o un chandala (un devorador de perros): el que llegue a obtener más votos se hará con el poder. (Srimâd Bhagavatam 12.2.7)

En otros tiempos, el sistema exigía que solo un ksatriya pudiera ocupar el trono real y nunca un brahmán, un vaishya o un shûdra. Pero, en la actualidad, en la era de Kali, ya no hay ni ksatriyas ni brahmanes. Se ha instaurado la democracia. Cualquiera se puede convertir en jefe de Estado si consigue reunir los suficientes votos a su favor, de una forma u otra. No obstante, aunque se trate de un bribón redomado, podrá ocupar el puesto supremo y glorioso de jefe de Estado. En el siguiente versículo, el Bhagavatam ofrece una descripción de esos dirigentes:

“Estos canallas sin escrúpulos disfrazados de dirigentes oprimirán tanto a los ciudadanos que estos últimos abandonarán a sus familias y sus bienes para refugiarse en las colinas y los bosques”. (S.B. 12.2.8)

De este modo, los hombres que consiguen un puesto en el gobierno a través del sistema de votos no son más que unos ambiciosos arribistas (lubdhai râjanyaih) cuya única preocupación es la de explotar al pueblo (nirghrinair dasyu). Y, en verdad, es fácil observar que todos los años el gobierno recauda impuestos cada vez más onerosos, y que todo el dinero que recupera de este modo sirve para llenar los bolsillos de toda esa escoria, mientras los ciudadanos siguen estancados en las mismas condiciones, y esto es así con todos los gobiernos. No dejarán en paz a la gente hasta el día en que quieran abandonar su vida familiar, a su mujer y sus bienes para refugiarse en el interior de los bosques (âcchinna-dâra-dravinâh). Sin embargo, este fenómeno también se conoce muy bien en nuestros días.

En resumen, el Bhagavatam compara la era de Kali con un océano donde campan a sus anchas el vicio y el mal bajo múltiples formas y que nadie puede superar, del mismo modo que sería absurdo, hasta para el más hábil de los navegantes, pretender atravesar el Atlántico. Este kali-yuga sufre tantas anomalías que parece que no tiene ningún remedio. Sin embargo, existe una solución, Kîrtanâd eva krishnasya mukta-sangah param vrajet: el Bhagavatam explica, en efecto, que al cantar el Nombre de krishna – el mahâ-mantra Hare Krishna –, se curará usted de la infección provocada por este kali-yuga.

Facebook

Visitantes

2578468

Visitantes en línea

2578468





Visitantes por país


/javascript">sc_flag(1488361,"FFFFFF","000000","cccccc",2,10,0,1)