Bienvenido a la página

web de Saul Judoeus

(Página de inicio traducida por un programa de traducción automática. La página perfecta se instalará más tarde. Gracias por su amable comprensión.)



Al crear este sitio, estoy revelando a la gente lo que Dios me ha enseñado, poniendo así en claro lo que Él dijo:
Lo que te revelo en secreto, dilo en voz alta.

I realizo asi las palabras de Jesús: Todos ustedes serán enseñdos de Dios

Jesús añadió: En verdad, bienaventurados los que han oído la palabra del Padre y la han guardado.

¿Que es la verdad?

La verdad existencial y absoluta no es la que conocemos en el universo material, porque no se ajusta a la realidad. En verdad, el cosmos material es el reflejo distorsionado del mundo real, el mundo espiritual.

La verdad es conformidad y accesibilidad a la realidad tal como realmente es. Son conocimientos y enseñanzas que se ajustan a la realidad.

La verdad absoluta es a la vez el contenedor y el contenido del Todo, de todo lo que existe, del mundo espiritual y del cosmos material combinados. Es la fuente y fundamento de toda existencia. Es infinito, absoluto y todo conocimiento, bienaventuranza y eternidad. Es la única realidad y la perfección suprema.

Krishna es la Verdad Absoluta personificada, el Señor Supremo Original y la forma eterna de conocimiento y bienaventuranza en su plenitud. Es la verdad absoluta que ninguna otra verdad supera, ni siquiera iguala.

Krishna dice: «Ninguna verdad es superior a mí. Todo reposa en mí, como perlas en un collar».

Lee el libro «Aprendamos a conocer al Señor» y sabrás todo sobre ella. Aquel que conoce a Krishna, Dios, la Suprema Personalidad de Dios tal como realmente es, al mismo tiempo conoce la verdad absoluta y no tiene nada más que aprender. De hecho él lo sabe todo. La verdad se encuentra en todos mis libros.

Descubramos la verdad absoluta tal como es.

Mi mayor deseo es llevar a los seres humanos a conocer este nuevo conocimiento sublime, que les permitirá conocer la verdadera palabra de Dios, descubrir la verdad absoluta tal como es, corregir falsas interpretaciones de la palabra de Dios, penetrar finalmente en la verdad existencial, para descubrir a Dios como nunca fue, y para ponerlos de nuevo en el camino correcto, el de la pura luz trascendental que conduce a Krishna, Dios, la Persona Suprema, en su sublime Personal, Primordial, Original, Infinito y Absoluto. forma.

Él es la luz pura, la Verdad Absoluta, la Existencia Absoluta, la Conciencia Absoluta, la Bienaventuranza Absoluta, el Purificador Soberano y la Vida Eterna. Él es el Único Absoluto sin segundo, porque es el único Dios verdadero. Él es el Summum Bonum, el Bien Supremo, la Bondad Soberana, la Importancia Última y la Meta Final, porque todos debemos regresar a Él, a Su reino eterno. Él es aquel por encima del cual no hay nadie, a quien nadie supera ni siquiera iguala. Él es la fuente de la pureza perfecta, la perfección absoluta y la sabiduría ilimitada y, por lo tanto, en esencia, todo el conocimiento integral, la bienaventuranza perfecta infinita, la realidad y la eternidad.

Él es omnipresente, está en todas partes. Él es omnipotente, Él es Todopoderoso. Él es omnisciente, lo sabe todo. Él es inmutable, no cambia y permanece eternamente joven. Él es la fuente original de todas las emanaciones plenarias de su Divina Persona y de todos los Avatares.

En Él reposa toda la manifestación cósmica, ni ella ni los seres están separados de Su Divina Persona.

Dios, la Persona Única, Soberana, tiene un número infinito de Nombres, pero Krishna es el primero de ellos y el más poderoso de todos, porque el Señor lo ha revestido de poder. Krishna es el Nombre original de Dios, la Suprema Personalidad de Dios, en su forma espiritual primordial. Este sublime Nombre espiritual significa «el infinitamente fascinante», «el que fascina infinitamente».

Krishna es Dios, la Suprema Personalidad de Dios, en Su forma Primordial, Original, Infinita y Absoluta. Él es la Verdad Absoluta, la fuente de la pureza perfecta, la bienaventuranza sublime, la perfección absoluta y la sabiduría ilimitada. Aparte de Él no hay nada.

Él es la belleza en su perfección absoluta, que nada ni nadie puede superar ni siquiera igualar. Él es lo que no ha nacido, y el depósito eterno del que emana toda belleza. Por eso se dice del Señor que «Él es la belleza que lo impregna todo».

El Señor Krishna dice: «Yo permanezco no nacido, y mi cuerpo espiritual y absoluto nunca se deteriora. Soy el Señor de todos los seres».

Krishna, Dios, la Persona Suprema, es el primero y el último de todos los seres espirituales, pues estos últimos, de los que cada uno de nosotros es uno, son fragmentos infinitesimales, partes integrantes de Su persona divina. Krishna es el único Ser Viviente que existe, el Único Absoluto sin segundo, y aparte de Él no hay nadie más. Fuera de Él no hay nada.

Él es el principio y el fin, el alfa y el omega, la fuente original y el sustentador de Todo Lo Que Existe, y por supuesto de toda la manifestación cósmica. Él es la causa de todas las causas; todo emana de Él. Él es la existencia infinita y absoluta, el contenedor y contenido de Todo.

Él es la Persona Suprema Primordial que estaba antes de la creación cuando no existía absolutamente nada más que Él mismo. La causa de la creación, la naturaleza material, aún no se había manifestado.

Antes de la creación de la manifestación material cósmica, sólo Él existía con Sus propios poderes espirituales, con exclusión de todos los fenómenos burdos, sutiles o causales. La conciencia aún no se había manifestado y, después de la creación, sólo Él vivía en todas las cosas. Cuando llega el momento de la aniquilación o el «fin del mundo», el fin de la existencia de toda la galaxia, sólo Él permanece y permanece para siempre.

¿Cómo podemos estar seguros de que nunca nos perderemos?

Antes de continuar nuestro camino en la dirección correcta, hagámonos las preguntas correctas. ¿Adónde queremos ir y por qué?

De los dos caminos que se nos presentan en una encrucijada, uno conduce a la ignorancia, la perdición y el sufrimiento, y el otro conduce a la luz pura, a Krishna, Dios, la Suprema Personalidad de Dios, a la felicidad y a la vida eterna, en el reino infinito y absoluto del Señor.

Dios nos dice: «¿Dónde está el camino que lleva a la morada de la luz?

Guarda la mentira de tu boca, guarda los desvíos de tus labios. Deja que tus ojos miren al frente y deja que tus párpados se muevan delante de ti. Considera tu camino y que todos tus caminos estén bien ordenados. No te inclines ni a derecha ni a izquierda, y aparta del mal tu pie».

Y ya sea que vayas a la derecha o a la izquierda, tus oídos oirán una palabra detrás de ti que dice: «Este es el camino, andad por él».

Para caminar por el sendero seguro que conduce a Krishna, Dios, la Suprema Personalidad de Dios, debemos vivir absolutamente de acuerdo con sus enseñanzas, poner al Señor en nuestra mente y corazón, entregarnos a Él y servirle con amor y devoción. Sobre todo, no debemos escuchar ni asociarnos con materialistas ateos ignorantes, mentirosos y ciegos, porque no saben a dónde se dirigen. Se dirigen directamente al abismo y nos arrastran con ellos a la oscuridad y la perdición.

Entonces caminaremos con Dios y nunca más podremos perdernos.

Las maravillosas revelaciones que el hombre estaba esperando.

Krishna es el Maestro Espiritual Supremo, el Maestro Supremo.

El conocimiento sublime que nos enseña Krishna, Dios, la Persona Suprema misma, posee en su esencia la pureza de la Verdad Absoluta. Esta palabra del Señor es pura, salvadora, viva y eterna, nunca desaparecerá. Es el alimento celestial y la bebida divina que da vida. Difunde el conocimiento divino que abre la mente a la verdad absoluta y revela a Dios tal como Él realmente es.

Quien tiene la suerte, por la gracia de Dios, de recibir esta luminosa ciencia, adquiere conocimientos superiores. La enseñanza del Señor Krishna contiene no sólo el mensaje de todos los demás escritos revelados, sino también datos que no se encuentran en ningún otro lugar, de ahí su carácter excepcional.

Este conocimiento sublime nos permite saber todo acerca de Krishna, Dios, la Persona Suprema en su forma primordial y Original, descubrir la verdad absoluta, los datos relacionados con el conocimiento y los misterios ocultos, la enseñanza secreta del Señor, y obtener todos los respuestas a las preguntas existenciales que nos hacemos.

El Señor es tan benevolente que viene personalmente a este mundo material para instruir y guiar a las almas perdidas que todos somos, sobre cómo actuar de acuerdo con Su palabra y Su voluntad para regresar al mundo espiritual, nuestro hogar original, donde Disfrutarás de la vida eterna, llena de conocimiento, bienaventuranza y paz absoluta.

El Señor dijo: «El hombre de primer orden es aquel que encuentra su refugio en Mí, en el más total abandono, y que, renunciando a toda forma de ocupación material, vive según Mi enseñanza».

En verdad, todos somos almas espirituales eternas. Ésta es nuestra verdadera identidad espiritual.

Cada uno de nosotros es, en verdad, un alma espiritual eterna encarnada en un cuerpo humano, con el que nos identificamos erróneamente. No somos el cuerpo de la materia, sino el alma que allí reside. El alma es la fuerza vital a través de la cual el cuerpo vive y se desarrolla. Cuando el alma abandona el cuerpo, éste se encuentra inerte, muerto.

En verdad, las almas espirituales de Dios individuales y distintas que cada uno de nosotros somos, son átomos espirituales también llamados chispas espirituales, diminutos fragmentos eternos, diminutas parcelas eternas, partes integrales de Krishna, Dios, la Persona Suprema, de componentes infinitesimales de su divina. persona. Es por eso que debemos absolutamente regresar a la posición natural de sirvientes eternos de Krishna, que ocupamos con Él al comienzo de todas las cosas.

El Señor Krishna nos recomienda vivir de acuerdo con sus enseñanzas, entregarnos a Él y servirle con amor y devoción. Entonces veremos desaparecer todos nuestros sufrimientos, mejor, nunca más volverán, porque entraremos en el reino de Dios, para no volver nunca más al universo material.

Krishna, Dios, dice al respecto: «Cuando hayan llegado a mí, los seres santos imbuidos de devoción, estas almas nobles, habiéndose elevado así a la más alta perfección, nunca más volverán a este mundo efímero donde reina el sufrimiento ».

En verdad, son los pensamientos y recuerdos del alma encarnada en el momento de la muerte, en el momento de dejar su cuerpo, los que determinan su condición futura. En efecto, dependiendo de los pensamientos, palabras, acciones y recuerdos que hayamos emitido a lo largo de nuestra vida, reencarnaremos en un cuerpo humano, en el de un animal terrestre o acuático, o en el de una planta. Ésta es la ley del karma, la ley de acción-reacción o la ley de causa y efecto.

Sí, si efectivamente hay alma en todos los cuerpos humanos, cualquiera que sea su color, forma y sexo, también la hay en todos los cuerpos de los animales terrestres y acuáticos, y en el de todas las plantas, desde la brizna de hierba hasta la Arbol alto.

Por eso Dios nos prohíbe matar animales terrestres y acuáticos y comer su carne. Pero también nos prohíbe destruir las plantas, incluidos los árboles, porque en ellas viven muchos seres vivos (monos, orugas, hormigas, mariposas, moscas, abejas, pájaros, etc.). Por lo tanto, debemos velar por ellos y protegerlos a todos.

Toda la tierra es una nación y todos los seres humanos un pueblo.

En verdad, Dios quiso, desde la creación, que toda la tierra fuera una misma nación, sin fronteras interiores, y que todos los seres humanos, sin excepción, fueran un solo pueblo. Esto todavía era así hace 5. 000 años. Entonces reinaban la paz y la armonía en toda la tierra.

En aquella época el emperador gobernaba toda la Tierra y reinaba bajo la autoridad del Señor Krishna, Dios, la Persona Soberana, de quien era un verdadero devoto.

Como todo monarca y jefe de Estado, su deber es velar por su pueblo y proteger a todos sus ciudadanos, sean quienes sean. Se consideran ciudadanos de un Estado a todos los seres humanos sin excepción, pero también a todos los animales terrestres y acuáticos, así como a todas las plantas, desde una brizna de hierba hasta un gran árbol. Garantiza que nadie atente contra la vida y la integridad de todos los ciudadanos, tanto humanos como animales y plantas.

Es su deber velar por que los principios de la espiritualidad se establezcan en todo su imperio, que los principios de la irreligión sean rechazados y castigar severamente a todos los seres humanos que dañen a otros seres vivos, humanos, animales terrestres y acuáticos, y plantas.

Cuando la nación se rige por principios espirituales, la conciencia de Dios se difunde naturalmente por todas partes, para el bien de todos los seres vivientes, humanos, animales y plantas. La paz y la armonía reinan entonces en todo el imperio. Esta es la perfección de la existencia.

La casualidad no existe, porque todo tiene un origen.

En verdad, Dios es la causa de todas las causas, el origen de todos los orígenes, y todo emana de Él. Nada es fruto de la casualidad, pues todo fue imaginado, concebido y traído a la existencia por Dios.

El Señor Krishna, Dios, la Persona Suprema dice a este efecto: «Realmente no hay nada que exista aparte de Mí, eso es lo que debes comprender claramente. Yo soy la fuente de todo lo que es.

Yo soy la Persona Suprema que estaba antes de la creación, cuando no había nada más que yo mismo con mis propios poderes espirituales, con exclusión de todos los fenómenos burdos, sutiles o causales. La causa de la creación, la naturaleza material y la conciencia aún no se habían manifestado. Nada está separado de mi Persona. Toda la manifestación cósmica descansa en mí. Antes de la creación yo ya existía. Por una simple chispa de mi Persona, penetro y sostengo el universo entero. La naturaleza material actúa bajo mi dirección.

Después de la creación, sólo Yo vivo en todas las cosas, y cuando llegue el momento de la aniquilación (el fin del mundo), sólo Yo permaneceré para siempre.

Quiero que sepas que, nunca, en ningún lugar, en ninguna circunstancia, podemos estar separados, pues Yo estoy presente en todas partes».

Dios gobierna el mundo, no el hombre.

Contrariamente a las ideas erróneas y a los datos falsos generalizados, el hombre no domina ni controla casi nada en este mundo. Le guste o no, como alma espiritual, tendrá que nacer en un cuerpo de hombre y no en el de una mujer, o viceversa, envejecer y/o enfermar. Sin que él lo espere ni lo pida, verá surgir de repente alegrías y tristezas, persistir y luego desaparecer. Lo mismo ocurre con la opulencia material que puede obtener y ver desaparecer sin tener control sobre ella.

En verdad, si todo esto nos sucede sin que lo queramos es simplemente porque no dominamos ni controlamos casi nada. Es Krishna, Dios, la Persona Suprema quien domina, controla y sostiene todo, todos estamos en realidad bajo su tutela.

En verdad, Dios reina sobre el mundo espiritual y el cosmos material, todo le pertenece. Vinimos a este mundo sin nada y lo dejaremos con las manos vacías. Dios nos dirige a través de su energía material, mejor conocida bajo su aspecto de «naturaleza material».

El Señor Krishna dice al respecto: «La naturaleza material actúa bajo mi dirección, bajo mi dirección genera todos los seres móviles e inmóviles».

En verdad, no poseemos nada más que el resultado de nuestras buenas y malas acciones, cuyas consecuencias ciertamente tendremos que sufrir.

El Señor nos da este consejo: «Todo lo que hagas, todo lo que comas, todo lo que sacrifiques y prodigas, cualquier austeridad que practiques, sea para ofrecérmelo. Así, te liberarás de las consecuencias de tus actos, ya sean virtuosos o culpables. Por este principio de renunciación, serás liberado y vendrás a Mí».

El hombre es la causa del sufrimiento que soporta.

En verdad, sólo el hombre es la causa del sufrimiento que sufre, sólo él es responsable de él. Así que no culpe a nadie, y mucho menos a Dios, porque el Señor Supremo no quiere que sufra. Es hora de que el hombre acceda a las verdades ocultas.

En verdad, nuestros pensamientos, palabras y acciones provocan efectos positivos o negativos, que luego provocan consecuencias buenas o malas. Son los actos cometidos en el pasado o en la vida anterior de un ser, que determinan las condiciones de su próximo renacimiento o reencarnación.

Nuestros sufrimientos, cualesquiera que sean, son consecuencias de los actos pecaminosos que cometimos en nuestra vida anterior. Quien haga el mal de cualquier forma sufrirá a su vez exactamente lo mismo en su próxima encarnación. Lo que le hizo a los demás le será hecho a él en su próxima encarnación. Cae entonces bajo la influencia del karma, la ley de acción-reacción, la ley de causa y efecto, que transmite a cada persona las consecuencias de los actos cometidos, positivas o negativas.

Podemos ocultar cosas a los hombres, pero a Dios es imposible, porque Él ve todo y sabe todo de nosotros. Asimismo, podemos escapar de la justicia de los hombres, la de Dios es imposible, porque ésta ciertamente emite su sentencia sancionadora.

La reencarnación es una realidad. La evidencia está a nuestro alrededor, ciertos cuerpos llevan las señales.

El Señor Krishna, Dios, la Persona Suprema dice: «Son los pensamientos, los recuerdos del ser en el momento de abandonar el cuerpo los que determinan su condición futura.

Llena siempre tu mente de Mí y conviértete en mi completo devoto, dedícame constantemente tu adoración y simplemente entrégate a Mí. Esta es la única manera de alcanzar mi reino. Aquí te revelo el más secreto de los conocimientos».

No hay nada peor que :

Los que ven la paja que otros tienen en el ojo e ignoran la existencia de la viga que ellos tienen en el suyo.

Los que ven el mal en los demás, pero olvidan que ellos mismos son la fuente del mismo.

Quienes siguen pretendiendo que el Supremo Eterno es el Dios de un solo pueblo, cuando Él es el Dios de todos los pueblos sin excepción, y el Monarca soberano de todas las naciones.

La injusticia, la discordia, la hipocresía y la indiferencia, porque dan lugar a la venganza, provocan violencia y sufrimiento y conducen a la perdición.

Reducir la soberanía de Krishna, Dios, la Persona Suprema a un solo pueblo, y peor aún, negar su autoridad absoluta, es una blasfemia, una falta imperdonable.

El que vive según la enseñanza de Dios, que ama a todos los seres vivientes: a todos los seres humanos sin excepción, a todos los animales terrestres y acuáticos y a todas las plantas, desde la brizna de hierba hasta el gran árbol, con igual amor, que respeta y aplica las preceptos, mandamientos y principios normativos, no es causa de dificultad, miedo, ansiedad o descontento para nadie. Incluso si otros intentan provocarlo, él permanece tranquilo, de ninguna manera se agita, porque por la gracia del Señor Krishna, ha aprendido a no sucumbir a los ataques del mundo exterior, de aquellos que quieren todo para sí mismos y se van. nada a los demás, quienes así difunden la ignorancia y la injusticia.

No hay nada peor que las injusticias, porque llevan a los débiles de espíritu a la venganza, y este último resultado de la ignorancia hunde al hombre en el desorden moral y psicológico, disminuye su intelecto, oscurece su mente, lo vuelve inestable, acentúa su incapacidad para tomar una decisión objetiva. y el juicio justo, para analizar los acontecimientos, lo lleva a tomar decisiones incorrectas y nocivas, que hacen sufrir a los demás y lo llevan inevitablemente a él a la perdición. Su próxima vida será sombría y muy dolorosa.

El racismo, el odio y la venganza suscitan contiendas e incitan al mal, pero el que tarda en enojarse calma las disputas. Bondad, compasión, perdón, amor, cubren todas las transgresiones.

Por eso Dios nos dice: «Aquel que nunca causa agitación a los demás y que nunca se perturba por la agitación, que no se deja afectar por las alegrías y las tristezas, es muy querido para mí.

Él, que no tiene envidia de nada, que se comporta con todos como un amigo benévolo, que se cree poseedor de nada, que se libera del falso ego, y que tanto en la alegría como en el dolor permanece igual, que está lleno de perdón, que Quien siempre conoce la satisfacción, aquel que se ocupa con determinación en el servicio devocional y cuya mente e inteligencia están en armonía Conmigo, éste es muy querido para Mí».

Dios nos manda a no hacer daño a nadie.

El hombre no debe ignorar a ningún ser vivo, a los seres celestiales que habitan en los planetas edénicos y paradisíacos, a todos los seres humanos, blancos, negros, amarillos, rojos, mestizos, a todos los animales terrestres y acuáticos, y a todas las plantas, desde la hebra de hierba hasta el gran árbol que cobija a muchos seres vivientes, y ten igual amor por cada uno de ellos. Debe saber que en cada uno de estos cuerpos materiales hay un alma espiritual y que Dios reside junto a cada uno de ellos.

El que ama a Dios ama también naturalmente a todos los seres vivientes sin excepción, porque quiere el bien de todos.

El Señor dijo: «No harás daño a nadie ni matarás».

En verdad, no hay justificación para quitarle la vida a nadie.

El sufrimiento es útil y necesario.

Ignorar que los actos malvados causan consecuencias que tendremos que sufrir en el futuro no nos permite evitar el dolor que resulta si los cometemos.

El sufrimiento es útil y necesario, porque a través del dolor sentido nos permite no volver a dañar a los seres humanos, a los animales y a las plantas.

El sufrimiento es útil y necesario, porque nos permite tomar conciencia, en el momento en que cometemos un mal acto, para ponerle inmediatamente fin y no volver a cometerlo nunca más. También nos permite reducir la masa de actos malvados cometidos en todas nuestras vidas anteriores, borrar los pecados acumulados, hacer penitencia, arrepentirnos, pedir perdón, volvernos al Señor Krishna y vivir de acuerdo con su divina enseñanza.

El Señor Supremo dice: «Ya sea que te laves con salitre o uses mucha potasa, tu iniquidad quedará marcada ante Mí».

Sólo hay una manera de borrar nuestros pecados y permanecer puros, y es renunciar al materialismo, a los placeres sensuales, a las acciones egoístas, a los frutos de nuestras acciones, actuar sólo para Krishna, Dios, la Persona Suprema, y ofrecerlo todo. a él.

Es también esencial que nos abandonemos totalmente a Dios, que rechacemos el mal en todas sus formas, que tomemos la firme resolución de obedecer al Señor, de hacer su divina voluntad y de servirle con amor y devoción, entonces nuestros sufrimientos y nuestros pecados desaparecerán.

Actuemos para Dios, seamos sus siervos y servidores eternos, encontremos nuestra posición espiritual original, ofrezcamos al Señor todas nuestras acciones y todos los frutos que de ellas brotan, así como nuestra propia existencia y vida, entonces Viviremos en pureza, porque nuestros pensamientos, palabras y acciones ya no causarán efectos. El Señor Krishna entonces nos dará verdadera libertad, paz absoluta y verdadera felicidad permanente e interminable.

Dios es el Protector Supremo.

Para que nuestros sufrimientos desaparezcan, debemos eliminar imperativamente sus causas en la raíz.

A todos aquellos a quienes Dios protege, nada ni nadie puede acercarse a ellos, tocarlos y menos matarlos. Asimismo, a todos aquellos a quienes Dios quiere matar por su maldad, nada ni nadie podrá protegerlos, es imposible.

Si no obedecemos a Dios, los virus regresarán y se propagarán una y otra vez en diversas formas, en oleadas sucesivas por toda la tierra, los desastres naturales y las guerras continuarán.

En verdad, nada es fruto del azar, porque todo tiene una causa original, y Dios es la causa de todas las causas, todo emana de Él.

La sola práctica de la especulación intelectual, o el hecho de lanzarse a conjeturas filosóficas no son suficientes para liberarnos del sufrimiento y de la esclavitud material, si sus causas persisten. Primero debemos neutralizar la causa del mal desde la raíz, para que el efecto sea eliminado y nunca más cause consecuencias de ningún tipo. Y las causas principales son el olvido de Dios, la ruptura del vínculo y la relación que nos une a Él, la elección de distanciarnos de Dios y mantener voluntariamente esa distancia, el rechazo de su autoridad, la negativa a obedecerle y a servirle con devoción., el deseo de conocer los mismos placeres que Dios, y el deseo imperioso de monopolizar lo que pertenece al Señor.

Neutralizar definitivamente las diversas epidemias, el coronavirus, el covid-19, otros virus actuales y futuros, el calentamiento global, los desastres naturales como el calor extremo, la sequía, los incendios, las inundaciones devastadoras, las lluvias torrenciales, los vientos violentos, los huracanes, los terremotos, los deslizamientos de tierra, los intensos frío, fuertes nevadas, etc., es necesario vivir según las enseñanzas de Dios, aplicar sus preceptos, sus leyes, ordenanzas y mandamientos, y amar con igual amor a todos los seres vivientes, viéndolos a todos iguales: todos los seres humanos sin excepción, todos los animales terrestres y acuáticos, y todas las plantas en su diversidad, desde la brizna de hierba hasta el gran árbol.

El hombre, por su desobediencia a Dios, su negativa a vivir según las enseñanzas divinas, su actitud centrada únicamente en el placer de los sentidos y sus acciones esencialmente egoístas, está en el origen de todos estos flagelos.

Si queremos poner fin a todas estas plagas, debemos imperativamente borrar sus causas de raíz.

Para ello debemos obedecer absolutamente a Dios, hacer su divina voluntad, vincular nuestros deseos y nuestros intereses a los suyos, actuar siempre como él quiere con prontitud y abandonarnos enteramente a él.

Debemos detenernos definitivamente y ahora, a abortar, a matar animales terrestres y acuáticos en los mataderos, en mar abierto con barcos de pesca, en los estanques de pesca, en los estanques de acuicultura y en todas partes, en el origen del holocausto animal, que provoca guerras y levantamientos violentos. aquí y allá, donde muchos hombres son asesinados a su vez como sanción.

También debemos prohibir inmediatamente toda cría de animales terrestres y acuáticos, que conduce inevitablemente al sufrimiento, porque no hay bienestar animal a este nivel, y luego fatalmente a la muerte. Criar animales sólo para matarlos es criminal.

Tenemos que cerrar todas las pescaderías, carnicerías, mataderos y otros centros de muerte, dejar de comer carne, pescado y huevos, prohibir inmediatamente el consumo de alcohol, drogas y estimulantes como el café, el té y el tabaco, y sobre todo detener la extracción de combustibles fósiles como el petróleo, el gas y el carbón.

Entonces la causa será destruida, el hombre ya no vivirá en pecado, la paz y la armonía reinarán en la tierra.

Cuando una nación se rige por los principios derivados de las enseñanzas de Dios, la conciencia del Señor Supremo se extiende naturalmente por toda la tierra, para el bien de todos los seres vivientes, los seres humanos, los animales y las plantas. Esta es la perfección de la existencia.

El ser humano digno, honesto y virtuoso obedece a Dios y hace lo que el Señor Supremo dice sin fallar. Entonces Dios lo toma bajo su protección.

El Señor dice al respecto: «entrégate completamente a Mí y Yo te tomaré bajo Mi protección, te protegeré de todos los peligros. Conoceréis la paz absoluta y llegaréis a Mi morada eterna y suprema».

El Señor añade: «Quiero ver felices a todos los seres de este mundo».

Jesús era vegetariano y practicaba el vegetarianismo espiritual.

Numerosos pasajes de sus enseñanzas fueron suprimidos y modificados, y se hicieron añadidos a instancias del emperador Justiniano, que quería que esta nueva religión emergente estuviera en consonancia con la vigente en aquel momento. Jesús enseñaba con el ejemplo, y no comía carne, pescado ni huevos. Todos sus discípulos y apóstoles le siguieron en esta pureza. Todos ellos estaban libres de pecado, porque vivían de acuerdo con las enseñanzas de Krishna, Dios, la Persona Suprema, Primordial, Infinita y Absoluta.

Para saber lo que dijo Jesús sobre el vegetarianismo espiritual, abre el libro «No maten, y no coman la carne de los animales», página 4 y página 5.

A través del vegetarianismo espiritual, expresión de los principios reguladores que mantienen al hombre en la pureza, Dios llama la atención de los seres humanos hacia la no violencia, la protección de todos los animales terrestres y acuáticos, de todas las plantas, de la ramita de hierba al gran árbol. que cobija a muchos seres vivientes, en la hermandad, armonía y beneficencia que debe unir a todos los hombres sin excepción, blancos, negros, amarillos, rojos, mestizos, y conducirlos a la consecución espiritual y de la pureza del ser.

El vegetarianismo espiritual lleva al hombre a amar incondicionalmente y con igual amor a todos los seres humanos sin excepción, a todos los animales terrestres y acuáticos, y a todas las plantas, desde la brizna de hierba hasta el gran árbol. Éstas son la razón de ser y la perfección de la existencia.

Soy el sirviente eterno de Krishna, Dios, la Suprema Personalidad de Dios.

¿Qué significa Saul Judoeus?

Saul significa: Pablo

Judoeus espiritual y literalmente significa:

Eterno siervo de Dios. Aquel con quien Dios ha establecido un pacto eterno.

Aquel que ha establecido un vínculo eterno de amor espiritual y una relación eterna con Dios, que está totalmente rendido a Krishna, la Suprema Personalidad de Dios, que Le sirve con amor y devoción, y que camina con Él en lealtad, humildad y obediencia. y respeto.

Krishna, en su aspecto de Alma Suprema que Jesús llamó Espíritu Santo, permanece en Él.

Lo que Krishna, Dios, la Suprema Personalidad de Dios me enseñó, yo a mi vez te lo revelo. Os retransmito su propia enseñanza sublime, tal cual, sin cambiar, modificar, añadir ni eliminar nada. Explico las sagradas escrituras originales según su significado original, asegurándome de que sepas que Krishna, la Personalidad de Dios, es el objetivo final de todas las almas encarnadas en este mundo.

He venido a transmitir a toda la humanidad el perfecto conocimiento eterno, gracias al cual podemos saber quiénes somos realmente redescubriendo nuestra verdadera identidad, decir por qué se creó el cosmos material con las innumerables galaxias que flotan en él, por qué estamos allí., por qué tenemos que experimentar tanto sufrimiento, desgracias y por qué tenemos que reencarnarnos y morir repetidamente.

Sabremos aún más sobre el ciclo repetitivo de renacimiento y muerte, del cual la reencarnación es la realidad oculta a los hombres. Sabremos aún más sobre la ley divina ligada a la naturaleza material llamada karma, la ley de acción-reacción o ley de causa y efecto, que lleva al ser humano al sufrimiento y al condicionamiento, manteniendo el alma encadenada a la materia. Sabremos aún más sobre la existencia del mundo espiritual, el mundo real donde se encuentra la verdadera vida, todo conocimiento, bienaventuranza y eternidad. Sabremos cómo son los seres santos, todos los eternos servidores de Dios, que allí habitan, la libertad absoluta que allí reina y la diversidad que la compone. El universo material es su reflejo distorsionado. También descubriremos muchos otros temas.

La ciencia de Dios tiene como objetivo elevar al ser humano desde la ignorancia de los datos relativos a la verdad existencial, hasta la virtud. Entonces podrá penetrar el conocimiento del alma. Gracias a ella, aprenderá a continuar su evolución espiritual hasta el nivel de la virtud pura y descubrirá el secreto del servicio devocional ofrecido al Señor Krishna que puede, por sí solo, permitirle acercarse a Dios, entrar en su reino absoluto y todo el conocimiento., bienaventuranza y eternidad, para poder vivir con el Señor para siempre.

El servicio devocional es la expresión y manifestación del amor de uno por Dios. Es el camino de desarrollar el amor a Dios en estado puro sin el menor pensamiento o cálculo ulterior de ningún tipo, por eso se le llama servicio de amor y devoción. Es la fase final del sendero de unión y comunión con Krishna, Dios, la Suprema Personalidad de Dios, y se practica mediante la entrega total al Señor Supremo.

He venido para devolver la vista a todos los seres humanos sin excepción, para restaurar a Dios en sus corazones y mentes, para hacer prevalecer su preeminencia, su unicidad, su inmutabilidad y su absolutidad.

Palabras de sabiduría, la sabiduría de Dios.

A quien camina por el camino del bien, Dios verdaderamente le concede inteligencia, comprensión y misericordia. Él pone fin a los castigos, a los tormentos y lo libra de las ataduras del mal. Lo libra y lo confunde con el conocimiento de la verdad. Él se convierte en el camino para los que están perdidos, el conocimiento para los que son ignorantes, el descubrimiento para los que lo buscan, el apoyo para los que tiemblan, la pureza para los que están contaminados.

Bienaventurado el que abrió los ojos de los ciegos. Dios está ahí y se deja encontrar por quienes lo buscan.

El que no busca conocer las raíces del mal seguirá siendo esclavo del mal.

El que no sabe quién es realmente, ni cómo vino a este mundo, no entenderá ni sabrá cómo irá, ni adónde irá. Seguirá siendo prisionero de este mundo de sufrimiento.

El que no rechaza la lujuria, la envidia, el deseo, la avaricia, la avaricia, el materialismo, el mal en todas sus formas, y el que no apaga la ira, cierra las puertas de la verdad y se dirige hacia el infierno.

El camino que conduce a la luz es la entrega personal al Señor Krishna y al servicio amoroso y devocional que se le ofrece, y la luz pura no es otra que el mismo Krishna.

Quien sirve al Señor está libre de deudas.

Cualquiera que practique el servicio devocional con plena conciencia de Krishna, Dios, la Persona Suprema, se libera automáticamente de todas las deudas con los sabios, los seres celestiales y los antepasados, con los que todos estamos generalmente en deuda.

Quien se dedica plenamente al servicio del Señor ya no tiene deberes ni obligaciones para con los seres celestiales, los sabios, sus antepasados, su familia, los seres humanos y todos los seres vivos en general.





SAUL JUDOEUS

Facebook

VISITANTES

3833204

Visitantes en línea

3833204





Visitantes por país


ENCUESTAS


Dar una nota a este libro









RESULTADOS DEL ESTUDIO


Cantidad de votantes:518

Excelente: 168 (32%)
Muy bien: 65 (13%)
Bien: 93 (18%)
Mediocre: 33 (6%)
Poco interesante: 159 (31%)