Mensajes Divinos
Página 1 de 7

MENSAJES DIVINOS




Profecías para la Era de Kali, la era actual, la era de la discordia, la hipocresía y las querellas.

La era de Kali se inicia con la matanza de animales, con el consumo de carne. Por eso, si queremos evitar la influencia de esta era de Kali, tenemos que deshacernos de esa mala costumbre. Kali tiene cuatro venenos. El primero es el consumo de carne representada por los carniceros que son los amigos de Kali. El segundo es el productor de bebidas alcohólicas. El tercero, el jugador o el propietario de casas de juego y, el cuarto, el dueño de los locales de prostitución.

Hace 5.000 años, Vyâsadeva, el autor del Srimâd Bhagavatam, anunció los infortunios de la era negra en la que vivimos actualmente, el Kali-yuga, era de discordia e hipocresía. Esta obra habla de un gran número de acontecimientos que deberían tener lugar en el futuro. El Srimâd Bhagavatam también se considera una Escritura revelada y su autor, un ser liberado, conoce el pasado, el presente y el futuro. Este texto contiene, pues, varias predicciones: el futuro de Buda, el de Kalki y el del Señor Chaitanya.

El canto número 12 del Srimâd Bhagavatam empieza con una profecía: la de los reyes expulsados de la tierra que nacieron durante la edad de Kali. Esta era comienza hacia el año 3.000 antes de Cristo y va a durar 432.000 años. Después, el autor describe los numerosos errores de nuestra era: todas las buenas cualidades del hombre se van degradando poco a poco y sus vicios se incrementan de forma proporcional. Diversas “religiones” ateas ven la luz, reemplazando la espiritualidad védica. Los reyes se parecen a los salteadores de caminos, la gente se dedica a profesiones viles y las clases superiores desaparecen. El ateísmo, la insignificancia de todas las cosas, la devoción al estómago y a los órganos genitales son muy evidentes en esta era de Kali. Las personas contaminadas por su influencia ya no adoran al Señor Supremo, Dios, aunque el canto de Sus Santos Nombres y Su refugio puedan liberarlas de toda esclavitud y permitirles aguardar el destino supremo.

En resumen, esta era es como un océano donde campan a sus anchas el vicio y el mal bajo formas diferentes. Sin embargo, existe una solución: el canto del Nombre de Krishna,

Hare Krishna Hare Krishna Krishna Krishna Hare Hare

Hare Râma Hare Râma Râma Râma Hare Hare,

curarnos de la infección provocada por este Kali-yuga.

“Oh, rey, por la fuerza implacable del tiempo, observa cada día cómo se acentúa el declive de la espiritualidad, de la veracidad, de la propiedad, de la clemencia, de la misericordia, de la duración de la vida, de la fuerza física y de la memoria”. (Srimâd Bhagavatam 12.2.1)

Sukadeva Gosvami analiza aquí los grandes rasgos del kali-yuga: a lo largo de esta era, se degradarán poco a poco los principios de la espiritualidad (dharma), la veracidad (satyam), la pureza (saucam), la clemencia (ksamâ), la misericordia (dayâ), la duración de la vida (âyur), la fuerza física (balam) y la memoria (smriti) hasta que desaparezcan por completo o casi. Al kali-yuga lo preceden otros tres yugas: el satya-yuga (que dura 1.728.000 años), el tretâ-yuga (1.296.000 años) y el dvâpara-yuga (864.000 años). Esto constituye, pues, la culminación de un ciclo de cuatro eras a lo largo del cual la longevidad del hombre decrecerá de manera progresiva. De 100.000 años, a inicios del satya-yuga, pasa a 10.000 años y después a 1.000 años y, finalmente, a 100 años a inicios del kali-yuga. El hombre ya no vive como media más de setenta años y llegará el día en que a un hombre de treinta años se le considere viejo. Otro síntoma del kali-yuga anunciado en el Srimâd Bhagavatam es la pérdida de la memoria (smriti). En efecto, en la actualidad, se puede ver hasta qué punto las personas tienden a olvidar con facilidad. Aunque se les repita todos los días lo mismo, lo van a olvidar de igual modo. También se observa una disminución de la fuerza física, un fenómeno que se puede comprobar fácilmente, porque todo el mundo sabe que nuestros ancestros tenían una constitución física más sólida. Por lo tanto, todos estos signos de decadencia – disminución de la fuerza física, de la memoria y de la longevidad –, ya los había anunciado el Srimâd Bhagavatam.

Facebook

Visitantes

1669448

Visitantes en línea

1669448





Visitantes por país


/javascript">sc_flag(1488361,"FFFFFF","000000","cccccc",2,10,0,1)